Daniela Violi, alquimista de talentos

daniela violi alquimista

Soy ilustradora, escritora y realizo talleres para el desarrollo de la creatividad. Practico la alquimia de talentos. Es esto, sacar el oro que hay en cada persona para que encuentre cómo volver a conectar con lo que hace bien y le genera bienestar. Yo la acompaño a recorrer este camino para que recuerde cuáles son sus habilidades y competencias con las que auténticamente se siente feliz y realizado. Los talentos están directamente conectados con nuestro propósito de vida, nuestra misión. Nos pasamos la vida entera preguntándonos qué vinimos a hacer acá cuando en realidad, la respuesta ya nos la traemos desde la infancia.

  • Daniela Violi
  • Ilustradora y escritora
  • Alquimista de talentos
  • Barranquillera, bogotana y napolitana
  • 10 años viviendo en Barcelona
  • Sitio web de Daniela Violi

¿Qué estudiaste y qué haces?
Estudié comunicación social en la Javeriana y me especialicé en publicidad de imagen, y en Italia hice 2 años de Bellas Artes en La Academia de Bellas Artes de Carrara, donde me especialicé en acuarela y libros infantiles. Cuando a regresé a Colombia quería unir las dos carreras y me di cuenta que el mundo editorial era una buena pista de aterrizaje. Entonces empecé ilustrando cartillas, pero en el 97 me llamaron de la alcaldía de Bogotá para hacer la primera Guía Turística de Bogotá para Niños. Escrita e ilustrada por mí.

Trabajo de la mano con una diseñadora editorial caleña que se llama Alexandra Romero, y ella es la que se encarga de montar todos estos trabajos. Mis dos vertientes son la ilustración y la escritura.

¿Violi es italiano?
Si, Violi y Pezzano, porque mi mamá también es italiana. Mis cuatro abuelos migraron en plena guerra a Barranquilla. Hicieron el viaje de Napoli a Barranquilla directamente, porque yo creo que se parecen. Llegaron a Puerto Colombia, que por entonces tenía el segundo muelle más largo del mundo. Ellos se asentaron en Barranquilla pero educaron a los hijos con este sentir italiano.

Mi papá si alcanzó a nacer en Italia, y mi mamá en Barranquilla. De joven él fundó el club italiano de Barranquilla y tenía un programa de radio que se llamaba Italia canta. Entonces yo crecí sintiéndome 50% colombiana, eso sí, y 50% italiana. Por lo tanto a la hora de estudiar arte, para mí era fundamental que fuera en Italia. Tuve la suerte de tener un tío en la Toscana, entonces digo que por adopción pude conocer la Italia renacentista, fue un regalo de vida estar por Firenze, Pisa, Lucca…

¿Y cómo llegaste a Barcelona?
Llegué como se llega a las mejores cosas, por error, por azar. En el 2002 estuve de vacaciones en Roma y allí me hicieron unas propuestas editoriales interesantes. Me quedé tres años y vine a Barcelona a una feria de libros, y cuando llegué me enamoré. Me encantó la ciudad y vivir al lado del mar. Eso fue hace 10 años. Este año estoy cumpliendo mi primera década en Barcelona.

 

Daniela Violi

¿Qué tan difícil fue asentarse aquí?
Todos estos procesos de adaptación necesitan de una virtud que es la resistencia. “La perseverancia alcanza lo que la dicha no logra” eso es verdad. Y después llega la dicha. Pero nadie te advierte que son procesos lentos y duros. Porque no tienes conexiones, porque no estudiaste en un colegio ni una universidad local, porque no eres de aquí, y no cumples una serie de requisitos implícitos que ayudan a que las cosas sean más fluidas. Entonces es un proceso de tocar puertas, de recibir golpes en la frente, de cosas que no salen como quieres, pero sí es verdad que lentamente se construye una red y al final pasa algo bonito. Siempre pasa algo bonito.

¿Cómo crees que ven los catalanes a Colombia?
Creo que se han sorprendido. Al principio, cuando llegué, vi que tenían una imagen bastante distorsionada de Colombia, y con el tiempo siento que nos hemos ganado su atención. Se han fijado más en nosotros, nos han conocido mejor, y hemos ganado más respeto y más aprecio. Ha crecido un intercambio más equitativo. Siempre ha estado el mito del europeo que viaja a Latinoamérica y le abren las puertas fácilmente. En cambio el proceso contrario ha sido doloroso, bastante fuerte. Nosotros recorremos otro camino.

Nuestra presencia acá ha ayudado a reducir esas barreras, en el día a día, nos van conociendo y van interpretando a Colombia a través de nosotros, los colombianos que hemos decidido vivir en Cataluña. Hemos hecho un trabajo diplomático muy interesante los colombianos que estamos en Europa, siento que no solamente hemos presentado otra parte de Colombia muy bonita, diferente al narcotráfico que era lo único que sabían, sino que a los colombianos también nos ha servido para subir nuestra autoestima nacional. Así como los mexicanos la tienen muy fuerte, los colombianos la teníamos muy débil. Siento que poco a poco nos sentimos más orgullosos de ser colombianos, hace 20 años nos daba vergüenza. A través de cada persona es que se presentan los elementos colombianos aquí, llega el arequipe, llega la arepa, la salsa colombiana, los libros, el arte, la ciencia.

Los catalanes están positivamente sorprendidos de ver que los colombianos somos pilos, que somos responsables, comprometidos, y una cosa que ni siquiera nosotros mismos sabíamos que era tan alto el nivel, y es que nuestro trabajo es muy bueno porque estamos muy bien preparados. Lo digo en nombre de todos nuestros colegios privados y públicos y nuestras universidades.


abecedari de la barceloneta - daniela violi

Entonces qué resaltas de los trabajos que has hecho en Barcelona?
Las grandes satisfacciones me las he llevado de una forma muy a la colombiana. Me encantó en Bogotá el trabajo con Peñalosa y Mockus de trabajar para todo el mundo, para la comunidad. Yo no sueño con premios ni nada, yo quiero llegarle a todo el mundo. Por ejemplo cuando hice Mario el veterinario, acerca de cómo llevar las mascotas por la ciudad, y lo regalamos a todos los niños en el Parque Nacional, me pareció la cosa más hermosa que podía pasarme en la vida. En Barcelona, por juegos del destino (creo mucho en serendipity: el arte de hallar lo maravilloso por azar), llegué a la biblioteca la Fraternitat de la Barceloneta, hice unos talleres de arte y desarrollo de la creatividad, y también una exposición. Y luego me llamaron para hacer el Abecedario de la Barceloneta. Los textos los hizo Anna Manso, yo la ilustración e imagen, y Alexandra hizo el diseño.

Tres años después hicimos Los juegos tradicionales de la Barceloneta, a partir de las ilustraciones hechas para el abecedario: las hicimos en tres dimensiones, gigantes, en madera y lona para que los niños en verdad se encaramaran y jugaran. Un año después con la editorial Al revés de Barcelona, me llamaron, gracias a la Guía de Bogotá para niños, para hacer la Guía de Barcelona para niños, y la publicamos en español, catalán, francés e inglés. Escrito e ilustrado por mí.

Mientras tanto empecé con mi anecdotario de un alcagüeta en amor y tengo un blog que está lleno de una cantidad de anécdotas y reflexiones sobre el amor adulto, sobre el amor ya pasado los 35, 40 y 45 años. Soy una alcagüeta.

¿En el libro “Crecer con Valores” también escribiste?
Sí. Es co-escrito con la psicóloga de familia María Helena López en Colombia. El libro nos lo encargó Grijalbo y lo publicamos este año, en enero de 2015. Estamos muy contentas. Con ella también escribimos a 4 manos la sección de autoestima y crecimiento Cuenta Conmigo de la revista Dinny. La escribimos juntas y yo la ilustro.

crecer con valores - daniela violi

¿Qué más?
La parte más linda de todo fue el año antepasado. Cuando a mi cantante favorita y una amiga muy querida, Marta Gómez, la llaman de Nueva York para hacer un disco de canciones tradicionales de Latinoamérica. Marta graba el CD y yo se lo ilustro. El disco se llama “Coloreando” y estuvo nominado al Latin Grammy como el mejor álbum infantil del año del 2014 y para satisfacción nuestra ganó. Tuve la suerte de participar en el equipo de producción de este trabajo.

¿Y este otro libro? ¿El Abuelo Gruñón?
Es escrito por María Inés McCormick, es colombiana y vive en Montpellier, y es publicado por Panamericana. Y yo lo ilustré.

Siempre ilustras en acuarela
Y en gouache. Depende de las características del proyecto, de lo que te pidan. Pero si, mi técnica preferida es con agua. En eso soy bastante japonesa. Es la técnica de la transparencia, de la honestidad.

¿Tienes algún proyecto que haga puente entre Bogotá y Barcelona?
Eso sería fantástico, eso es el sueño de los que tenemos un pie aquí y otro allá. De los que tenemos dos mundos. Colaborar y poner un granito de arena en cada mundo sería bellísimo.

Hace unos años estuve invitada en la Universidad del Norte, en Barranquilla, para participar en la Cátedra Europa y transmitir mis experiencias acá. Pero el año pasado fui aún más enriquecedor porque fue una semana entera en la facultad de diseño para compartir cómo es la experiencia de un diseñador editorial en España y Europa. El primer día vinieron los estudiantes de 11 grado de Barranquilla para evaluar si estudiar Diseño era atractivo, y los otros días para los estudiantes universitarios. Me gustó transmitir la experiencia positiva, pero aún más contar lo que hay detrás de bambalinas, cuando te roban un proyecto editorial, cuando nunca te contestan o tienes problemas en derechos de autor, cuando hay cosas imprevistas. Uno de nuestros objetivos, de los que estamos afuera y lejos es compartir que esto es una prueba de resistencia. Nadie ha dicho que sea fácil, pero tampoco te voy a decir que es imposible. Se necesita voluntad y fe en tu camino.

daniela Violi Disco Marta Gómez II

¿Algo más en Barcelona?
Por el momento me siento muy contenta haciendo talleres de creatividad en Barcelona. Empecé haciendo talleres de arte. Tengo alumnos de hace años. Pero con el tiempo estos talleres se han ido convirtiendo en talleres para el desarrollo de la creatividad. De ahí nací mi actual “cargo”: la alquimia de talentos. Eso es lo que realmente hago, practico la alquimia de talentos. Saco el oro que hay en ti, te conecto, te acompaño, te ayudo a recorren un camino y a encontrar las habilidades o competencias con las que realmente te realizas y te sientes feliz. Está muy conectado con la misión en la vida. Nos la pasamos preguntando qué vine yo a hacer acá y realmente la respuesta está dada desde la infancia. Tú misión está realmente vinculada a tus talentos, para qué soy yo bueno, eso hace parte de tu propósito de vida, esas son las herramientas con las cuales vas a contribuir a que este mundo sea mejor.

¿Cómo esto ayuda a cambiar el mundo?
Es una pregunta reina de belleza (risas), pero ese es el sentido de todo. A nivel individual, el trabajo de la ilustración y la escritura te mantiene lejos de la locura, que no sé si es cordura o locura. Es una actividad que te protege, porque siempre te tiene disparando endorfinas y las hormonas del placer. Te mantiene sano. Es un trabajo que no es trabajo porque cuando lo haces estás tan contento, a menos que te toque un cliente rompe huevos, pero en general es un trabajo delicioso, que te mantiene centrado. Te aleja del estrés. Cuando me siento a pintar o a escribir toco el cielo con las manos.

Segundo. Si yo estoy bien, los que están al lado mío también, porque logro transmitir una serenidad y felicidad, entonces es difícil tener en el entorno gente negativa. Y por el lado que más trabajo en este momento, es el colectivo, mis alumnos. Tengo de 3 a 103 años. Cuando un niño está en contacto con el arte, realmente es un niño feliz. Pero vayámonos a la tercera y cuarta edad. Cuando un jubilado se sienta coge un pincel o cualquier herramienta que le haga usar los dedos, esta es una persona que está sanando, que está conectando con su interior, con lo mejor de sí, con su niño sano. Esta persona va lograr entrar en estados muy altos de serenidad y por lo tanto va a vivir mucho mejor, va a tener más bienestar. Este es uno de los objetivos que tiene el arte y que le incomoda al sistema. El arte sana.

Pintura de Daniela Violi

Pintura de Daniela Violi

¿Los talleres los haces solo en Barcelona?
Los hago donde me llamen. Hace poco fui a Madrid, invitada por el instituto Caro y Cuervo y el instituto Cervantes por la celebración del día de la lengua española. Hicimos un cuento sobre Don Quijote pero versión colombiana que se llamó Sumercé Quijano de la otra Mancha. Y Sancocho Panza, evidentemente. La experiencia fue maravillosa

¿Cómo influye la distancia en la manera de entender los problemas sociales de Colombia?
La distancia es como el impresionismo, desde cerca ves un saperoco, pero desde lejos lo ves más claramente. Se aprende mucho viviendo lejos. Me ha gustado moverme por estas naciones donde se practica de forma diferente, no mejor, el tema de la equidad, de la paz, de las oportunidades. Me gustaría que hubiera en Colombia un replanteamie to de todo esto. Me gustaría que se redujera esta brecha entre la mujer gomela que se hace tantas cosas estéticas y su empleada del servicio. Me gustaría que desde ambos lados despertaran su concie cia. Me encantaría que los jóvenes del primer mundo se fueran a vivir un año a países en vía de desarrollo y viceversa. No porque un mundo sea mejor que otro, sino porque es diferente, y así se hace más grande. Habría una mayor expansión de conciecia colectiva. Muy pocos jóvenes de aquí quieren ir para allá, escudados en el temor a la inseguridad.

¿Qué lugar te gusta de Barcelona?
La plaza del Rey, Santa María del mar, la judería, los bares del Gótico, el mar. Vivir en una ciudad con mar es lo máximo. Me encanta el sistema de bibliotecas de Barcelona, el transporte público y me gusta que haya reciclaje. Me encanta caminar, que la ciudad sea “a misura d’uomo” como dicen los italianos, no es grande, no te devora. Me gusta que te puedes vestir como quieras y nadie te está señalando. Me gusta que tienes acceso a gente de todo tipo, y aquí puedes tener una conexión de almas.

Qué te gusta del otro lado del charco?
De Colombia me gusta que es un país divertido, que se ríe de lo bueno y de lo malo. Recuerdas la crisis económica de Colombia, le decíamos la situación económica y el apodo era “la situa”, en broma. Mira aquí la quejadera que hay con la crisis de primer mundo. Me gusta la recursividad colombiana, es creatividad. Usada para el bien es una cosa fantástica. Me gusta del colombiano la chispa y la solidaridad. En Colombia sabemos que tenemos en nuestras manos la responsabilidad de nuestra vida, y arriesgamos. Soy optimista con el proceso de paz. Soy de las que opina que muchos problemas se resuelven por saturación. Espero que esto vaya bien. Estamos listos todos.

 

Deja un comentario